Category Archives: Autoestima

¿AMAS O COMPLACES?

Félix Miranda Quesada

Algo que es maravilloso hacer, es satisfacer a las personas que nos rodean, aquellas que están a nuestro alrededor; sobre todo cuando se hace desde el fondo de nuestro corazón. Con mucha frecuencia escuchamos discursos y ponencias sobre términos como dar y servir y, claro, son expresiones muy lindas, pero más hermosos son los actos reales que ellos representan.

Sin embargo, la virtud de complacer a las personas, realmente limita la capacidad de dar y servir porque puede comprometer la integridad y pone en riesgo el anteponer una personalidad ficticia para ser aceptado, sobre la verdadera personalidad.

Además, algunas personas pueden ser agradables, como una forma de dar para recibir y no necesariamente porque lo hacen como una expresión de amor, o deseo de agradar a los demás. Eso dependerá de cada quien. Lo que sí es cierto es que hacerlo así, le impedirá mostrar y expresar la realidad de sus sentimientos, que es su propia realidad.

El mejor y más grande regalo que usted puede darle a otros es usted mismo, usted es atraído por otras personas a sus vidas por lo que usted es, por eso debe regalarse tal como es y no por quedar bien o por dar para recibir

No les estaría ayudando a las personas, estando de acuerdo con ellas en todo o tolerando conductas inapropiadas ya sea por temor o por falta de juicio propio. El temor a ser juzgado, temor al rechazo o a perder a alguien, el miedo a una discusión o a no ser del agrado de alguien, pueden apartar a las personas de ser fieles a sí mismas y conducirlas a complacer a otras al costo de ser reales y dar como regalo a alguien ficticio, alguien que no es usted mismo.

Complaciendo a todas las personas de esa manera, significa poner la opinión ajena sobre la suya y sobre sus principios; esto, puede constituir una falta de respeto a usted mismo y una baja autoestima.

Discrepar con otros y decir no, muchas veces representa amor y respeto, tanto por usted mismo como por otros. La tolerancia hacia las acciones e ideas de otros que no sean adecuadas, constituye validarlas y eso, de ninguna manera, ayuda a las personas.

Cuando usted se muestra, tal como usted es, descubre quien lo quiere por lo que usted es. Sin duda, no será del agrado de algunos, pero sí, de muchos y esto es lo que importa. Es probable que la decisión de quererlo o no, alguna persona, tenga mayor afectación en la otra persona que en usted mismo. No a todos les gusta la cebolla, pero no por ello, la cebolla se va a convertir en pera.

Felicítese por ser único. No se opaque preocupándose por lo que las personas quieren que usted sea, o porque lo aprueben o no. En el momento que usted se aparte de lo que realmente es, entonces sí dejará de brillar con su propia luz, que es la que realmente tiene valor para los que lo quieren.

Le repito una vez más, que el mejor regalo que puede darle a los que ama, es darse usted mismo, tal como es, con su propia personalidad, sus virtudes y sus defectos. Sin deseos de complacer a quienes le exigen ser otro. Si aún tiene la tendencia de querer complacer a todas las personas, a costa de quien usted es, sacrificando su propia personalidad, no se preocupe ni se juzgue por ello, el cambio es parte del aprendizaje, de crecer espiritualmente para comprender que usted es lo que debe ser.

En realidad, las personas que desean complacer a todas las personas, bajo exigencias de cambio de su propia personalidad, lo hacen con el deseo de hacer a otros felices, lo que no tiene nada de malo; sin embargo, podrían no estar cumpliendo su objetivo.

Otro aspecto importante es que, el deseo de complacer a todas las personas puede tener su origen en la crianza que las personas hayan recibido, algunas experiencias negativas de la niñez, como la escasez, la incitación a la baja autoestima provocada por algunos familiares o particulares. Aún los mejores padres pueden, en algún momento, tener un impacto negativo. Es así como, esas carencias, pueden conducir a buscar la aprobación de otras personas con sus ideas o argumentos, lo que es inútil, porque la autoestima viene de dentro de usted mismo y ninguna aprobación externa puede dársela, excepto usted mismo.



style="display:inline-block;width:300px;height:250px"
data-ad-client="ca-pub-6229302494913226"
data-ad-slot="8009326360">