Tag Archives: La riqueza no admite crisis

CRI$I$

Por:
Félix Miranda Quesada

Un amigo me decía hace algunos años que cuando él escribía la palabra crisis, le gustaba hacerlo así: CRI$I$. Después vi que muchas otras personas lo hacían de la misma manera y, hasta yo empecé a hacerlo (ha sido parte de mi formación en materia de Positivismo y Desarrollo Personal).

Y sí, resulta que el concepto de crisis se ha convertido para algunas personas y algunas culturas en un ideograma (Ícono, imagen o símbolo) que representa la otra cara de la moneda de lo tradicional. ¿Y qué es lo tradicional? Lo tradicional en la interpretación o ideograma de crisis ha sido la percepción de desgracia, caos, miseria; sin embargo en la otra percepción, el ideograma ha sido ALERTA y OPORTUNIDAD.

Riqueza

La crisis versus la riqueza

Así las cosas, ahí donde algunos tuvieron una imagen de desgracia y miseria otros tuvieron una de alerta y oportunidad, vieron CRI$I$ en lugar de CRISIS. ¿Tiene importancia todo esto? Mucha ¿Cuál es esa importancia?

Cuando se forma un ideograma de caos y miseria al pensar en crisis, la persona se llena de emociones negativas que conducen a condiciones, incluso, de depresión, cae en estados de tristeza y ansiedad. En estas condiciones la mente se llena de pensamientos negativos que atraen lo negativo. En realidad serán esos pensamientos negativos los que creen la verdadera crisis.

Cuando la cri$i$ se percibe como oportunidad, se activa una energía positiva llena de pensamientos positivos que, indefectiblemente, atraen lo positivo, provocando una verdadera cri$i$. Las oportunidades saltarán por doquier, y sentiremos las energías suficientes para realizar acciones que nos reditúen ganancias, no solo en lo material, sino, principalmente, en lo espiritual. Un ideograma de oportunidades desarrolla nuestra visión para ver más allá de donde ven otras personas, porque nos permiten ver con el poder de nuestro yo interior, ese que está lleno de talentos y virtudes, y por lo tanto, perfectamente alineado con el universo.

Esto solo lo logrará si puede llegar a manejar su mente, si puede lograr que ésta rechace los pensamientos negativos y sintonice solo los positivos, lograr tener una mente con una coraza capaz de rechazar la ansiedad, la burla, las críticas, los rumores cubiertos de chisme, que nos dicen que todo está y estará mal.

Lograr una mente como la que se describe aquí requiere de propósito, educación y práctica. El deseo de un cambio mental es necesario, seguido de una “educación mental”, en la que se consolida el propósito; esta “educación mental” se logra rodeándose de personas que han logrado el cambio, además, leyendo, estudiando, escuchando continuamente temas sobre positivismo, desarrollo personal, crecimiento espiritual y otros afines, reforzando el estudio con la reflexión. Y, practicando de forma continua. La llegada de pensamientos negativos (que nunca faltarán) será la mejor oportunidad para la práctica porque podrá demostrar que puede rechazarlos; aconsejar a quienes se saturen a diario con pensamientos negativos es otra forma de practicar; ser amables y actuar con serenidad, lo es también; escuchar más que hablar, fortalece ese cambio mental que nos llevará de la crisis a la cri$i$.

¿La Lección? Modifique hoy mismo su ideograma, cambie la imagen de desgracia, caos y miseria por una de alerta y oportunidad.