Tag Archives: sigue tus sueños

UNA BREVE HISTORIA

Sigue tus sueños

Un anciano vivía en cierta parte de Londres y tenía que levantarse cada mañana e ir a tomar el tren subterráneo. Siempre tomaba el tren subterráneo directo al Centro de Londres y luego se sentaba en la esquina de calle a pedir. Hacía esto cada día de su vida. Se sentaba en la misma esquina a pedir, durante casi 20 años. Su casa estaba sucia y un hedor salía de ella, olía horrible.

 

Los vecinos no podían soportar más el hedor, así que llamaron a la policía para que despejaran el lugar. Los oficiales botaron la puerta y limpiaron la casa. Había pequeñas bolsas de dinero por toda la casa, que había recolectado a lo largo de los años.

La policía contó el dinero y pronto se dieron cuenta que el anciano era millonario. Esperaron fuera de la casa a esperar para compartirle la buena noticia. Cuando llegó a casa esa tarde, se encontró con uno de los oficiales quien le dijo que no era necesario que el pidiera más, ya era rico, millonario.

Sigue tus sueños

Sigue tus sueños

No dijo absolutamente nada; entró en su casa y cerró la puerta. La mañana siguiente se despertó como siempre, fue al subterráneo, tomó el tren, y se sentó en la esquina de la calle y continuó pidiendo.

Obviamente, este anciano no tenía grandes planes, sueños o algo significativo en su vida.

De esta historia aprendemos a enfocarnos en las cosas que disfrutamos haciendo, compromiso con nuestros sueños.

Debemos ser fieles a nuestro curso, lo cual puede significar comprometernos nosotros mismos con cosas que la gente a nuestro alrededor, normalmente desaprobaría.

No permitamos que nada nos distraiga de nuestra felicidad. No permitamos que nada más determine nuestro destino, sino nosotros mismos. Lo que nos hace felices es lo que importa al final, y lo que obtenemos.

Así que, mantengámonos comprometidos con nuestros sueños, con determinación y perseverancia, siempre hacia adelante.

SIGUE TUS SUEÑOS, NO ESCUCHES A LOS POLLOS

Publicado por:
Félix Miranda Quesada
(Autor desconocido)

Había una vez una gran ladera de una montaña, donde descansaba el nido de un águila. El nido contenía cuatro grandes huevos de águila.

chickens-lr

Sigue tus sueños

Un día un temblor resquebrajó la montaña causando que uno de los huevos rodara ladera debajo de la montaña hasta una granja de pollos, ubicada en el valle. Los pollos sabían que tenían que proteger y cuidar del huevo del águila, así que una gallina adulta se ofreció voluntariamente  para cuidar el gran huevo.

Un día, el huevo se abrió y una bella águila nació. Sin embargo, lamentablemente, el águila fue criada para ser un pollo. Pronto el águila creyó que no era más que un pollo. Amaba su hogar y su familia, pero su espíritu clamaba por algo más.

Mientras jugaban en la granja, un día el águila miró hacia arriba y miró un grupo de águilas volando por los cielos.

Oh, dijo el águila, deseara poder elevarme como esas aves. Los pollos estallaron en carcajadas, “tú no puedes elevarte como esas aves, eres un pollo y los pollos no se elevan”. El águila continuó mirando hacia su real familia allá arriba, soñando que él podría estar con ellos. Cada vez que el águila externaba sus sueños, le decían que eso no lo podía hacer y eso fue a lo que se acondicionó el águila, eso fue lo que siguió creyendo.

El águila, de vez en cuando, dejaba de soñar y seguía viviendo su vida como un pollo. Finalmente, después de una larga vida como un pollo, el águila falleció.

Te conviertes en lo que crees que eres, así que si alguna vez sueñas con convertirte en un águila, sigue tus sueños, no la voz de un pollo.

(Autor desconocido)